Corrección ortotipográfica y de estilo

Esta área del trabajo editorial es una de nuestras fortalezas. El procedimiento es como sigue:

Lo ideal es corregir en papel, con tinta roja, de tal modo que el o la autora (o quien sea que esté a cargo de las decisiones editoriales finales) pueda, si fuera necesario, revisar qué se cambió, en qué sentido se hizo, y cuál es el resultado de dicho(s) cambio(s). El marcaje en el texto se hace con los signos usuales del oficio.

A veces, por indicaciones expresas, corregimos en pantalla pero técnicamente no es lo más recomendable.

Procedemos de acuerdo con las normas técnicas (ortográficas, tipográficas y gramaticales) aplicables y generalmente aceptadas; y como hay criterios de corrección que varían de lugar a lugar (de medio de comunicación a medio de comunicación, de editorial a editorial, etc.), ponemos a consideración de quien nos comisiona este trabajo los criterios editoriales para que la corrección se haga de acuerdo con sus indicaciones.

Contamos con un manual de corrección, de nuestra autoría y disponible para descarga, que especifica con qué criterios de corrección trabajamos.

Somos especialistas en corrección con enfoque de género, nos parece indeseable el sexismo y el lenguaje excluyente en la ortografía y en la gramática. Afortunadamente y a pesar de las endebles pero múltiples críticas a la escritura y al lenguaje no sexista y no androcéntrico, cada vez más instituciones públicas y privadas, así como organismos de todo tipo y tamaño producen materiales e impresos diversos que están o necesitan estar redactados con lenguaje incluyente y con perspectiva de género. Redactar así va más allá de escribir “las y los”, “niños y niñas”, etcétera. Se requiere de oficio para evitar una redacción repetitiva, monótona y cansada. Nosotros hemos hecho camino en esta senda.

Y somos especialistas también en el uso de las normas de corrección y edición de la Asociación Psiquiátrica Americana (coloquialmente conocidas como “formato APA”). Aunque no son estos los criterios con los que trabajamos (nos parece que tienen inconvenientes importantes), los usamos cada vez que así nos lo indican pues, cada vez con mayor frecuencia, universidades, escuelas y publicaciones varias solicitan que los trabajos académicos (tesis, artículos y demás) se redacten bajo estas normas.

Preferimos contar con el tiempo suficiente para hacer el trabajo de corrección, las prisas son malas consejeras y permiten que se cuelen los errores; sin embargo, atendemos urgencias.

Corrección ortotipográfica.

La corrección ortotipográfica implica la lectura y revisión de tipogafía y ortografía, nada más. Se atienden y corrigen errores (¡horrores!) de puntuación, de acentuación, de concordancia (de número, de género, etc.) y sintácticos evidentes e indiscutibles.

Corrección de estilo.

La corrección de estilo implica, además de todo lo que se hace para la corrección ortotipográfica, la revisión detallada de cada oración y de cada párrafo. Cuidamos que la función sintáctica de cada palabra y término de la oración sea la que se necesita; corregimos anfibologías, cacofonías, defectos de pobreza de lenguaje, pleonasmos, solecismos y, en general, construcciones gramaticales deficientes resultado de vicios del lenguaje. Revisamos que cada párrafo, que el conjunto de párrafos de un capítulo o sección, y que el conjunto de párrafos de capítulos y secciones del texto todo tengan unidad y coherencia; señalamos y corregimos contradicciones, faltantes y debilidades en la narración, en la exposición, en la descripción, en la argumentación y en los diálogos, según sea el caso.

Nos mantenemos en contacto estrecho con la persona autora (o con quien esté a cargo del texto) para consultarle aquello que no podamos resolver; siempre hay cuestiones que solamente el o la autora sabe cómo deben quedar.

Tenemos muy claro que el trabajo de corrección se hace con textos ajenos, no propios, por lo que buscamos que, atendiendo a las normas técnicas (ortográficas, tipográficas y gramaticales) aplicables y generalmente aceptadas, el texto quede como nos indiquen y no como personalmente nos gustaría a nosotros. Cuidamos que el estilo personal de quien escribe no se pierda, sabemos que el mejor trabajo de corrección es el que no se nota.

¿Cómo cobramos?

Para nosotros la unidad de cobro es la cuartilla, herencia de los tiempos precomputacionales pero perfectamente funcional para la actividad de corrección.

Una cuartilla es aquel escrito colocado en 27 líneas de 64 “golpes” cada una, lo que, multiplicado, da 1728 caracteres, espacios incluidos (en otros lugares son 30 líneas de 60 “golpes”, 30 x 60 = 1800, casi lo mismo).

No cobramos por página sino por cuartilla ya que, como sabe cualquiera que ha usado un procesador de palabras, en una página se puede poner tanto texto como permita el tamaño de la página, sus márgenes y el tamaño, tipo e interlineado del texto. Por ejemplo, una página tamaño carta, con márgenes de un centímetro, y con letra Times de seis puntos a espacio sencillo contiene más de siete cuartillas. Para efectos de presupuesto, pago y cobro, usando la cuartilla no importa el tamaño de la página, sus márgenes, el tamaño y tipo de letra, etc.

Para saber de cuántos caracteres se compone un texto se usa la herramienta “Contar palabras” o la equivalente en su programa procesador de palabras.

Recibimos su escrito en cualquier formato de texto, lo imprimimos y hacemos la corrección en papel. Le entregamos la impresión de su texto con las correcciones marcadas con rojo.

Si necesita, además de la corrección, el vaciado de correcciones, también podemos hacerlo y le entregamos un archivo electrónico, en el formato de texto que usted nos indique (con una formación mínima, apenas la indispensable para que la información se presente de manera ordenada y lógica) con las correcciones “vaciadas”, solamente considere que el vaciado es otro proceso, otro trabajo, y se cobra aparte.

Si además necesita la formación o maquetación de su documento, vaya a la sección “Diseño editorial”, en esta misma página, para ver los detalles.

Hemos corregido tesis de licenciatura, maestría y doctorado, artículos para revistas científicas y académicas, informes oficiales de quienes trabajan en el servicio público y de algunas personas con puestos de elección popular; hemos trabajado documentos y escritos varios de organizaciones de la sociedad civil, de partidos políticos y de algunas empresas privadas. Con frecuencia trabajamos para la Dirección General de Publicaciones de la UNAM corrigiendo libros de ciencias sociales, historia, arte, cine y otros temas, y estamos registrados en el padrón de proveedores de la UNAM.

Póngase en contacto con nosotros, una vez que sepamos cuáles son sus necesidades, podremos proporcionarle orientación y, si le parecen convenientes nuestros tiempos y precios, recibir su trabajo para procesarlo debidamente.

0 comments on “Corrección ortotipográfica y de estilo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s