Breve nota del editor

Con bastante retraso entregamos aquí una edición facsimilar de la memoria[1] del Primer Congreso Feminista de Yucatán, reunido del 13 al 16 de enero de 1916. En este apartado queremos exponer, brevemente, algunos detalles bibliográficos subyacentes y concomitantes.

El libro original está bajo resguardo de la Biblioteca Yucatanense[2] y la primera vez que se publicó una edición facsimilar de este material (y hasta donde sabemos, la única) fue en 1975 por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, Infonavit, “… como una contribución del Fondo a los trabajos del Año Internacional de la Mujer…”, se lee en el colofón. Ahí mismo, el Infonavit “… agradece al Grupo de Voluntarias del propio instituto el haber promovido la publicación…”. El director del instituto era Jesús Silva-Herzog Flores[3] y su esposa[4] integrante del grupo de voluntarias.

¿Quiénes otras mujeres integraban dicho grupo de voluntarias y qué hacían e hicieron además de haber promovido la publicación del facsimilar? No lo sabemos. ¿Qué otros materiales publicó el Infonavit al respecto? Parece que ningún otro. ¿Cuántos otros libros o textos publicó en ese entonces el Infonavit, de este tema o de otros no relacionados con su misión o ámbito de competencia? Parece ser que ninguno.[5]

Así, es muy probable que la publicación del facsimilar en cuestión haya sido más bien una casualidad, resultado de una ocurrencia (no sabemos de quién), y no la consecuencia de una propuesta política, de un interés histórico o de una preocupación de género. Como quiera que fuese, qué bueno que circularon copias pues bastante que han servido en el ámbito de la investigación y de la academia.

En esta edición quisimos contextualizar la edición facsimilar y de eso se encarga bien el texto de presentación de la doctora Ana Lau Jaiven. También quisimos proponer una manera de abordar el texto (entre las muchas posibles) agregando algunos cuadros que resumen  información que puede ser valiosa una vez condensada y que pretenden aclarar o puntualizar detalles que de otro modo pueden perderse en el mar de párrafos. Y es que la estructura y organización de la información que nos entrega la memoria del congreso es hasta cierto punto confusa y no muy organizada, quienes lean lo podrán juzgar. Del mismo modo, quisimos hacer lo que podría llamarse un “resumen ejecutivo” del contenido, extractando los párrafos que a nuestro juicio son los más importantes y/o representativos para presentarlos en un formato ligero que se pueda revisar rápidamente.

Además, y dado que el tema del sufragio femenino fue uno de los asuntos centrales, agregamos, para contrastar, un cuadro con las fechas en que las mujeres consiguieron el derecho al voto en cada país; el caso de México se reseña con algún detalle. El último cuadro que hicimos consiste en una numeralia con datos que, además de curiosos, ojalá sean útiles. Por último (en lo relativo a nuestros agregados), hicimos un índice onomástico que le hacía falta al texto, esperamos que sirva bien a quienes lo necesiten.

La razón de todo lo anterior, del contenido extra, es que esta edición está pensada, básicamente, como un material de divulgación; sabemos que la memoria es ampliamente conocida entre las personas especialistas.

*  *  *

Un último comentario (para bibliofil@s): no hubo manera ni tiempo suficiente para obtener datos acerca de los Talleres Tipográficos del Ateneo Peninsular; las averiguaciones que hicimos hacen pensar que dicho pie de imprenta está asociado, solamente, al facsimilar de marras, pero eso sería muy inusual. Habrá tiempo.

 

Antonio García Lobo.

Noviembre de 2016.

 

[1]    “Anales de esa memorable asamblea”, se lee en la portada.
[2]    En el colofón de la edición del Infonavit se aclara que el original salió de la biblioteca Crescencio Carrillo y Ancona, de Mérida Yucatán. Dicha biblioteca forma parte ahora de la Biblioteca Yucatanense, creada recién en agosto de 2012; sus fondos iniciales fueron los que custodiaba el Centro de Apoyo a la Investigación Histórica de Yucatán, a su vez creado con la biblioteca Crescencio Carrillo y Ancona y con la hemeroteca José María Pino Suárez.
[3]    De hecho fue el primer director. Es hijo de Jesús Silva Herzog, de quien conservó los dos apellidos.
[4]    María Teresa Márquez Diez-Canedo, quien luego fue directora del Poliforum Cultural Siqueiros y después del Museo de Arte Contemporáneo Internacional Rufino Tamayo. En 1996 publicó el libro Las mujeres y el poder, en donde entrevista a 21 esposas o parejas de altos funcionarios de los sexenios de Echeverría, López Portillo y De la Madrid. Indudablemente las entrevistas fueron posibles por la cercanía al poder de la propia autora.
[5]    Buscamos en los catálogos de la Biblioteca Nacional, de la Biblioteca de México (y de las bibliotecas personales que custodia), del Archivo General de la Nación y en algunos otros.

0 comments on “Breve nota del editor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s